martes, 3 de mayo de 2011

Los discípulos de Emaus


La historia del encuentro de Cristo con los discípulos de Emaus es una de las más apasionantes y transformadoras, se trata del encuentro con el Resucitado, es un encuentro con la vida eterna.


1. El escape.

"Aquel mismo día iban dos de ellos a un pueblo llamado Emaús, que distaba sesenta estadios de Jerusalén y conversaban entre sí sobre todo lo que había pasado". Luca 24,13

Camina dos discípulos hacia Emaús. Mas que caminar huyen porque era peligroso quedarse en Jerusalén, los podía reconocer como uno de los seguidores de aquel profeta. El miedo a la muerte domina al hombre y a la mujer, por miedo a la muerte atesoramos, por miedo a la muerte buscamos vivir en un lugar seguro, por miedo a la muerte queremos ser fuertes, tener fama, prestigio y poder, por miedo a la muerte rechazamos la religión, lo piadoso, lo santo. Preferimos vivir aunque sea un poco pero plácidamente, sin problemas, buscando el máximo de placer, reducir la mínimo el dolor y el sacrificio, queremos nuestra mordida de la rosca de chocolate. Porque después de la muerte no hay nada, con la muerte se acaba todo, muere toda ilusión, toda esperanza.

Es verdad que ellos se consideraron miembros de un movimiento Mesiánico, ellos eran seguidores del Nazareno creyeron en algún momento que él iba a restaurar el Reino de David, que iba a liberarlos de los romanos. Pero que mala suerte cayo en manos de sus mismos compatriotas y lo crucificaron y ahí se acabó todo. Tenían fe pero era fe humana: “Nosotros creíamos que” “Nosotros pensábamos que” era una fe como queso suizo con muchos agujeros, con muchos intereses humanos: fama, prestigio y poder.

Es verdad que llegaron unas mujeres y les comunicaron que habían encontrado el sepulcro vacío y las palabras del ángel: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado.

Pero ellos no creyeron y se fueron de la Iglesia. Para ellos todo había terminado con la cruz, la sombra de la cruz los espantaba y por eso se iban entristecidos. Para ellos después de la cruz solo hay muerte, solo hay fracaso. La cruz los espantó y mejor huir antes de que los identificaran con uno de los seguidores del crucificado.

Y sucedió que mientras ellos conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y caminaba con ellos, pero sus ojos estaban retenidos para que no le conociera.

Dice S. Gregorio Magno que no le reconocieron porque el Señor reprodujo fuera, en los ojos del cuerpo, aquello que sucedía adentro en los ojos del corazón. (Hom. 23).

Siguiendo esta misma idea podemos decir que Cristo muerto y encerrado en la tuba sellada oficialmente es el simbolo del mundo. Para el mundo todo acaba con la tumba y le ha puesto su sello oficial. Todas las religiones primitivas consideraban el abismo de ultratumba como una prisión, de la que nadie volvía a salir jamás. Decía Jorge Manrique “Nuestras vidas son los ríos van a dar a la mar que es el morir”. La muerte es un dios tirano. Así pensaban, así habían concluido todas las religiones. Los aztecas la adoraban, los budistas intentaban la huída al Nirvana, los estoicos la afrontaban con realismo, Freud y el mundo occidental la exorcizaban con humos de placer.

El cristianismo, la religión diferente abrió dos puertas al misterio de la muerte: la primera con la encarnación: donde la vida lucha contra los agentes de la muerte; pero no seria mucho saber que dios es vida si nosotros estamos condenado a la muerte, por eso la resurrección viene abrir la otra puerta la puerta que lleva al hombre carne a compartir la vida de Cristo resucitado en la carne. El cristianismo es la religión que dice sí a la vida.

El pecado de los discípulos de Emaús no es un pecado de ignorancia, es un pecado de saber demasiado: Ellos eran estudioso de la Biblia, ellos sabían que el Mesías iba a restaurar todo, poderoso en obras y en milagros. Sabían demasiado, no les cabía la menor duda. No se imaginaban otra victoria de otro tipo.

Por eso se van tristes, no porque no haya entendido sino porque no les cabe más en la cabeza. Los discípulos de Emaús no son ateos, son creyentes pero ellos solo creen en lo que les cabe en la cabeza, pero un dios razonable no puede ser dios. No entiende y por eso se alejan de la iglesia. Comienzan con su concepto de Jesús y terminan con su concepto de Iglesia. No aceptan el misterio, no aceptan su limitación, el mar es solo lo que les cabe en su cucurucho cerebral. Y eran creyentes.

Jesús camina con ellos, se acerca. La Iglesia esta en Jerusalén reunida, la Iglesia a estas alturas ya ha escuchado a Pedro que dijo que se le había aparecido, la fe de los apóstoles empieza a cuajar en la Iglesia. Pero ellos se han alejado de la iglesia decepcionados. Se van alejando de la fe de la Iglesia. Jesús va en busca a esos primeros hermanos separados. A Jesús le duelen las divisiones y por eso va a buscar a los que se van.

Ellos le platican lo que venían conversando de como las mujeres no encontraron el cuerpo y como unos ángeles se les aparecieron y lo de Pedro y, Juan que encontraron el sepulcro vació, pero a él no le vieron.

El les dijo: "Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria? Y empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las escrituras.

Jesucristo les reprende porque no era necesario haber visto a nadie. Bastaba que los profetas lo hubieran anunciado, bastaba lo que estaba escrito. Y Jesús les fue exponiendo texto por texto que aunque no están mencionados nosotros los conocemos muy bien porque esos textos están incluidos en la liturgia de Semana Santa, claro que si tú estabas papando moscas ni te habrás enterado. El texto de Abraham cuando llevando Isaac le pregunta: ¿donde esta el cordero y Abraham responde que Dios proveerá el cordero. El cordero es Cristo, la historia de la sangre de la Alianza con que Moisés rocía al pueblo. Y los salmos donde se describe casi paso a paso los sufrimientos del Justo como en el Salmo 22. Dios mío Dios mío por que me has abandonado? y más adelante, las palabras de sus enemigos "Se confió en Yahve pues que el le libre que le salve si tanto le quiere y después la sed y después han taladrado mis manos y mis pies y se pueden contar todos mis huesos. Y Jesús se extendería ampliamente explicándoles el capitulo 53 de Isaías y el pasaje del siervo doliente.

Cristo tenía que padecer. Su Reino lo iba establecer no con los puños cerrados sino con las brazos abiertos y manos clavadas para que nadie dudara de su amor. “Y cuando ya sea levantado de la tierra atraeré a todos hacia mí”.
Pero de que nos asombramos que los discípulos de Emaús no hayan entendido esos pasajes si nosotros a pesar de que tenemos a la Iglesia que nos lo explica no los entendemos.

Escuchen a esos predicadores que como los discípulos de Emaus predican a un Profeta poderoso en obras y milagros, pero de Cristo crucificado y de eso de tomar la cruz y seguirle ni les interesa a ellos hablar ni a nosotros escuchar.

Ayer los amigos de Jesús sus seguidores querían que Cristo no hubiera muerto en la cruz, la cruz significaba para ellos un fracaso y por eso se van de la Iglesia. Hoy no pocos Cristianos siguen afirmando que predicar a Cristo crucificado es predicar a un Cristo muerto a un cristo fracasado y por eso se van de la Iglesia.

Pero aquí Cristo mismo les hace entender que el verdadero Cristo es el de las Escrituras y de las Escrituras completas ¿No era necesario que Cristo padeciera eso y entrara así en su gloria? Cruz y resurrección, padecimiento y gloria, hombre y Dios. Eso es “full Gospel” Evangelio completo lo demás es cuento o como dice Pedro: Fabulas ingeniosas.

Observen también como Cristo no les reprende por ignorar las Escrituras, sino por no entender todo lo que estaba escrito! Los cual prueba como en otras ocasiones le he dicho que no basta tener las escrituras en el buró junto a la cama o llevarlas bajo el brazo para salvarnos, es necesario entender lo que en ellas esta escrito y para ello es necesario que Cristo les esplique. Porque hoy son ya muy pocos los católicos que no leen las escrituras ojala y tu no seas uno de ellos, pero sin embargo hay muchos católicos que las quieren leer a su manera sin tener en cuenta lo que el Magisterio de la Iglesia nos va enseñando. La iglesia peregrina con nosotros y ella es la maestra que nos explica las escrituras. El Papa escribió un documento donde llama la atención a los obispos de America diciendo que se estan metiendo en la Iglesia católica la manera fundamentalista de leer las escrituras. Que es la de creer que el precio de la Biblia que compre en la tienda me otorga el título de interprete infalible de escrituras.

Fíjense Uds. hermanos en el pasaje detenidamente. Las mujeres van con los discípulos y les dicen que el vive. Pero los discípulos de Emaus que sabían las escrituras, no creen a las mujeres que representan la fe del la Iglesia. Jesús esta vivo, Cristo Vive.

Por eso Jesús les reprende. Porque no creyeron a la Iglesia, no aceptaron el anuncio de esa Iglesia: Cristo vive a pesar de que tenían las escrituras y las conocían. si hubieran entendido las escrituras hubieran aceptado el anuncio de la Iglesia: Cristo Vive.

¿Como puedo estar seguro de que yo estoy leyendo bien las escrituras, de que las estoy entendiendo? La misma historia de los discípulos de Emaus nos da la respuesta como lo veremos en unos momentos..

Al acercarse al pueblo a donde iban, él hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le forzaron diciéndole: "Quédate con nosotros, pq atardece y el día ya a declinado", Y entró a quedarse con ellos. Y sucedió que, cuando se puso a la mesa con ellos, tomó pan, pronunció la bendición, lo parió y se lo iba dando. entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron, pero él desapareció de su lado.

Se dijeron uno a otro: ¿No estaba nuestro corazón ardiendo dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?"

Y levantándose al momento se volvieron a Jerusalén y encontraron reunidos a los Once y a los que estaban con ellos, que decían ¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón! Ellos por su parte contaron lo que había pasado en el camino y como le habían conocido en la fracción del pan".

Vean Uds. hermanos si lo que yo digo es fantasía, si lo que enseño es doctrinas humanas enseñadas por hombres. Los discípulos de Emaus que conocían las escrituras no las entendieron y no creyeron el anuncio de la Iglesia de que él vivía. Y cuando Jesús les ilumina la mente y les explica las escrituras que hacen. ¿Fundaron caso ellos su propia Iglesia? ¿Se fueron a Emaus a abrir la primera Iglesia de Cristo, la Iglesia del evangelio completo, la asamblea de los salvados. Si alguien tenia derecho a fundar su iglesia eran ellos. Hoy hay muchos que dicen que dios les habla que Cristo se les aparece yo no soy nadie para negarlo, pero eso no fue lo que los discípulos de Emaus hicieron y tenían mas derecho que todos a hacer su propia iglesia, ellos podía haber alegado que ellos tenían la verdadera interpretación de la Biblia, sin embargo no lo hicieron, no dividieron a la Iglesia no fundaron su Iglesia privada con su interpretación privada, sino que regresaron en ese mismo momento a la Iglesia de Pedro. La verdadera interpretación de las escrituras siempre lleva a la unidad, a la comunión a la unidad en la fe con la Iglesia que Cristo fundo.

Yo te digo a ti hermano católico que me escuchas, a ti católico que divides y que te vas triste y apesadumbrado de la Iglesia. Tu que dices que eras católico es verdad ya no lo eres pero tampoco eres cristiano. Porque el cristiano es el seguidor de Cristo y el que se encuentra con Cristo, busca la unidad, la comunión. De Emaus a Jerusalén no había mas de 22 kilómetros unas 15 millas, quizá tu hermano que me escuches estas mas lejos de la Iglesia, quizá el camino para ti sea más largo y difícil, pero todos tu y yo debemos caminar hacia esa comunión con la Iglesia de Jerusalén, donde somos confirmados en la fe de Pedro.

Observen Uds. como la escritura dice que regresaron a Jerusalén, a la Iglesia de Jerusalén. Jerusalén como Uds saben por el libro del Apocalipsis es símbolo de la Iglesia santa, de la Iglesia celeste. y ¿Que es lo que confiesa esa Iglesia? ¿Cual es la fe de esa Iglesia Santa?: La fe de Pedro: "Es verdad! ¡El señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón!. No dicen es verdad: se ha aparecido a la Magdalena, no dicen es verdad se ha aparecido a las mujeres, no dicen es verdad se ha aparecido a los discípulos de Emaus. Sino es verdad se ha aparecido a Simón.

La fe de Pedro es la piedra dicen los hermanos separados y tienen razón la fe de Pedro, la Iglesia esta fundada sobre la fe de Pedro. Y es confirmada por Pedro en esa fe. Pero en el momento en que yo agarro la fe de Pedro y me largo de la Iglesia que esta fundada sobre la fe de Pedro ya deja de ser la fe de Pedro para convertirse en la fe de perico de los palotes. Porque la fe de Pedro une, la fe de Pedro nos hace vivir en comunión, la fe de Pedro nos liga.

Cristo no es una Religión, Dios no es una religión protestan algunos y protestan por necios, porque nadie enseña que Cristo o Dios sea una religión. Es un eslogan que aprendieron de memoria para excusarse y el querer vivir un cristianismo a su manera, ellos son de los que creen que Cristo va a ir con ellos por el camino hasta Emaus y hasta donde les de la gana ir y por donde ellos quieran ir. Pero se equivocan, si Cristo se te acerca a tu camino no es para que sigas por tu camino sino para que regreses a lugar que el estableció para que tu fe crezca y se desarrolle y te comprometa. Los discípulos regresaron a la comunión, a la unidad es decir se religaron . Porque Dios vino a unir a los hombres con Dios y a los hombres entre si. Los discípulos regresaron para religarse a esa Iglesia, religarse a la fe, religarse a la misión y religarse también a la persecución y el martirio.

Ser cristiano es pertenecer lo quieras o no a una religión, a todos los religados en el amor de Cristo. El que no quiere vivir religado no es cristiano, el amor religa, la fe verdadera religa. Por eso los discípulos de Emaus cuando se fueron alejando de la Iglesia al atardecer se refugiaron en el mesón, ya tenían miedo de seguir caminado en el oscurecer. Pero de su encuentro con Cristo a pesar de que era de noche se fueron corriendo a Jerusalén a abrazar a sus hermanos en la fe, regresaron a esa Iglesia de la que se habían ido antes decepcionados.

Observen que los discípulos de Emaus no eran malos, no eran criminales, no eran barbudos barrabases, ni judas traidores, eran amigos de Jesús, eran seguidores de Jesús, eran discípulos de Jesús. Pero su fe era una fe incompleta, era una fe hecha con razonamientos humanos, era una fe con escrituras, pero escrituras mal entendidas, escrituras leídas con su propio entender. Necesitan que Cristo les ilumine el entendimiento y el encuentro con Cristo en la fracción del pan les hizo volver.

S. Lucas usa esa palabra fracción del pan, que es una palabra con la que lo primeros cristianos describían la Eucaristía. S. Lucas podía haber dicho: Le conocieron al sentarse a comer, le conocieron al bendecir el pan, le conocieron al sentarse a la mesa pero no dice nada de eso sino "fracción del pan" usa un termino que era usado por los primeros cristianos para designar la Eucaristía.

Cristo no consagro el pan, Cristo no dijo las palabras de la consagración, los discípulos de Emaus no hablaron de nada de consagración ni nada de Eucaristía, es el Evangelista el que mete esa palabra ahí, para enseñarnos que en la Eucaristía nos encontramos verdaderamente con Cristo Resucitado en la carne, y que ese Cristo resucitado en la carne, esa comunión con el nos debe llevar a la unidad y a la comunión con la Iglesia.

Los discípulos de Emaús se convencieron de su resurrección por los mismos medios por los que nos podemos convencer nosotros: la meditación de la Escritura y la celebración de la Eucaristía.

No es que Jesús se haya disfrazado, nosotros tampoco nos damos cuenta de que Cristo esta en medio de nosotros.


Por eso salieron en la oscuridad aquellos que antes asustados de ella se refugiaron en el mesón, llevaban la luz de Cristo en sus corazones. La Eucaristía nos une, nos hace comulgar con los demás, nos hace vivir en comunión y no en división y ruptura.

Ellos los discípulos eran pan partido, eran migajas caídas de la mesa de la Iglesia, su misma fe era una fe de migajas. Ahora corren para unirse al pan único que es el cuerpo de Cristo. Porque si comemos todos del mismo pan formamos todos un mismo cuerpo.


----
Veamos ahora un misterio que explicación les dio Cristo de las Escrituras.

Este pasaje es el que hacía decir a San Agustín y con el a muchos santos padres que el misterio de la resurrección de Jesús Cristo es el cumplimiento de las promesas de las Escrituras Y que por tanto es como si el Nuevo Testamento estuviera escondido en el antiguo. El Nuevo Testamento no es un testamento diferente sino es la continuidad y explicación más profunda de lo que se escondía y apenas se vislumbraba en el antiguo. Jesús tiene razón en llamar necios e ignorantes a los discípulos pues todo estaba predicho aunque veladamente. Pero aquí surge un misterio ¿cuales fueron los textos que Jesús les cito del antiguo testamento? San Lucas no menciona ninguno. Pero aquí esta la prueba de que el Espíritu Santo guía a la Iglesia porque nosotros sabemos cuales son esos textos aunque no estén escritos por Lucas, porque los conservamos por la tradición y explicación que han hecho de ellos los santos padres.

El primero es Deuteronomio 32,39 donde Dios se revela como el Señor de la vida y de la muerte. Amos 9,2 donde se habla de seol apoyado también en la explicación que el mismo apóstol Pedro da. Salmo 16,10 porque tu no abandonaras mi alma al seol, ni dejaras al que habas ver permanecer en la fosa y, especialmente las profecía de Joel (3,1-5) que San Pedro cita. A estos se pueden añadir las referencias a la resurrección de el pueblo de Israel por Dios Hoseas6,1 ss; Ezequiel 37,1-14; Isaías 53 ss

En una época mas cercana en el libro de Daniel 12,2 “Los que están postrados en el polvo de la tierra despertarán finalmente sobre todo los libros de los Macabeos el que crea es el que resucita a la vida 2Macabeos 7,9, 11, 22 14, 46.

Yo considero muy importantes los de la pasión especialmente el del libro de la Sabiduría porque esto no lo aceptan los protestantes; Persigamos al justo veamos si Dios le ama, etc.